A quienes encuentren mi barco hundido...

"Bienvenido a mi morada. Entre libremente, por su propia voluntad, y deje parte de la felicidad que trae."
(Drácula)

jueves, 5 de mayo de 2011

Permiso para respirar (4): Hasta el cuarenta de Mayo...

(Imagen extraída de: http://3.bp.blogspot.com/_4pY3vPGXtlE/TVGijsmvDRI/AAAAAAAAAFs/me1Lwil27cw/s1600/bebe+tibu.jpg)

"Hasta el cuarenta de Mayo, no te quites el sayo", dice el refrán. Y qué razón tiene. Sólo hay que ver cómo empeora el tiempo justo para el fin de semana. No le echemos la culpa a Mayo, que Abril se ha portado así también. Pero en Mayo se repite la tónica.

Mayo, Mayo... ese mes que para la mayoría de los estudiantes es sinónimo de ponerse las pilas. Pese a ser de las que procura estar al día todo el año, reconozco que lo hago de forma más o menos relajada hasta que le veo las orejas al lobo. Voy estudiando, sí. Pero Mayo es el mes crucial en el que he de resolver toda duda que pueda pulular por mi nerviosa cabecita para ir a los exámenes de Junio con seguridad en mí misma.

No suelo hablar mucho de mis quehaceres por aquí, pero qué más da; estoy preparándome dos exámenes. Los dos últimos. Bueno, en realidad son tres, pero me centro en los más inmediatos porque para el tercero tendré tiempo de sobra en Junio. Tiempo de sobra para repasar, practicar y sacarme un titulito que acredite que tengo suficiente nivel de inglés, aunque de mi pronunciación se deduzca lo contrario.

Otros años, a estas alturas estaba encerrada en mi casa, estudiando para cuatro exámenes como mínimo. Pero a pesar de que tengo menos asignaturas, llevo nerviosa un tiempo. Tal vez sea porque una de ellas determinará si me licencio o no por fin, y la verdad, ya tengo ganas de acabar, que la vida universitaria es muy bonita pero llega un punto en el que quieres terminar.

También reconozco que ahora me encierro menos. A veces me siento culpable, pienso que quizá he perdido el hábito de estudio, y ciertamente, me cuesta más ponerme a ello, pero procuro no confiarme, que no soy precisamente una lumbrera...

Pero estamos en Mayo, así que he de centrarme en terminar. Ya habrá tiempo para disfrutar. Eso sí, mientras tenga algo que compartir y un hueco para escribirlo, veréis esto actualizado.

P.D.- y sí, el bebé tiburón es de mi cosecha.

2 comentarios:

NinesHammerstein dijo...

Pues nada... sin demasiados nervios y a dar todo lo que puedas en Mayo... a ver si hay suerte y te licencias :)
Mucha suerte, pequeña Thor! ^^

Capitana de barco hundido dijo...

Jejejeje. ¡Gracias! La pequeña asgardiana morena tiene que darle caña... ^^U