A quienes encuentren mi barco hundido...

"Bienvenido a mi morada. Entre libremente, por su propia voluntad, y deje parte de la felicidad que trae."
(Drácula)

viernes, 27 de mayo de 2011

Miro (parte 17): Yo iba a escribir otra cosa


(Imagen extraída de: http://3.bp.blogspot.com/_wxuFbla7NrM/TIJm-Dd6YNI/AAAAAAAAAAM/MM9bxLlWx8Q/s1600/pu%C3%B1o+en+alto.jpg)

Yo iba a escribir otra cosa. Iba a escribir sobre el Lunes 23 de Mayo de 2011, cuando me desperté con la sensación de haber dormido media hora a lo sumo por efecto de la primavera, de haberme acostado un poco más tarde de lo debido (como siempre) y de que los populares reocorrieran el pueblo en sus coches fundiendo el claxon, cual equipo de fútbol victorioso que dicta la hora en la que uno podrá descansar cuando les dé por dejar de pitar. Sí, estaba cantado que iban a ganar, ya lo sabíamos todos y quien decía no esperarse algo así es porque no lo quiso ver. Que las cosas no se consiguen de un día para otro y menos en España, donde todo llega con retraso menos las modas y donde la gente no lee. Si no se leen los carteles, ¿cómo se van a leer la diferencia entre voto en blanco y voto nulo? ¿Cómo se van a leer las propuestas de Democracia Real antes de votar al "menos malo"? ¿Cómo se van a leer tantos textos que hablan de la lucha contra el bipartidismo?

Luego está eso de que la gente va teniendo una edad y deja de soñar... pero disculpen mi insolencia, señores, cuando les recomiendo que sueñen un poco en vez de rebuznar constantemente por ese sistema en el que unos y otros son malos y les traen por el camino de la amargura. Y luego me dirán que soy joven y que no tengo ni idea, y probablemente no les falte razón en el primer punto. Ya tendré tiempo de experimentar la decepción por mí misma, pero de momento no tengo motivos. Cosas de tener a lado de la cama una notita que me escribió mi madre en mi caluroso cumpleaños del 2010 en la que se lee: "para que sigas soñando". Y mi madre no es de las que pueden permitirse tenerme entre algodones durante toda mi vida. De hecho siempre me ha dejado muy claro que la vida es dura y decía que me había dejado mala herencia al contagiarme su idealismo.

Bueno, pues yo iba a escribir sobre aquel lunes, me iba a centrar en ese despertar y en que la lucha continúa, una lucha que nos costará pero que hemos de hacer si queremos conseguir algo, pero hoy se ha producido el violento desalojo de la Acampada en Barcelona y me toca cargar las tintas contra el gobierno y contra quienes permiten que sea el que es. No lo voy a hacer contra la policía, puesto que son mandados. Pero que se les haya permitido utilizar la violencia de forma indiscriminada e injustificada contra personas que acampan pacíficamente me parece indignante. Si ya hasta una protesta pacífica es reprimida, ¿qué no harán? ¿Este es el gobierno legítimo? Vergüenza me da este país. Vergüenza, pena y rabia por esta España estúpida en la que el electorado sigue permitiendo que energúmenos como los que nos dirigen sean la autoridad de un pueblo adormecido cuyo despertar es brutalmente silenciado. Asco, un asco que me puede es lo que siento cuando pienso en toda esa gente oportunista y deshonesta ocupando cargos importantes que no nos representan sino que nos denigran y, por lo visto, ahora también nos apalean.

Todo mi apoyo para la gente de la Acampada en Barcelona. Siento que hayáis tenido que aguantar esto.

Gracias desde lo más hondo de mi corazón al sucedáneo de democracia que tenemos actualmente por permitirme mantener los ojos abiertos y buscar una Democracia Real. Y de paso, por permitirme cultivar el sarcasmo.

5 comentarios:

cayetano dijo...

Realmente, soñar es exclusivo de la gente joven? Realmente, creemos que una protesta pacifica es la solución?. Pienso que que la única forma de que estos impresentables tomen conciencia, es cuando sientan realmente peligrar sus puestos, cuando el sudor frio del miedo, les atenace la garganta, es cuando tomarán algo en serio, que el mayo del 68, terminó con disturbios, y que los griegos, arremeten con dureza sobre la axfisiante salvación de la comunidad europea, que es idilico la revolución de los claveles en Portugal, pero que realmente y desgraciadamente, los ideales se basaron siempre en sangre y sudor de idealistas que escribieron en su propia piel la historia de los beneficios que disfrutamos. firma el copyrigth del titulo del blog

Capitana de barco hundido dijo...

Soñar debería ser un derecho para todos.
Ahora, poniéndonos realistas... ¿cuántas veces he dicho que había que liarse a tiros? Pues muchas. Nunca he creído en una revolución pacífica. Nunca hasta que llegó este movimiento del 15-M. Pero está visto que al final habrá que armar jaleo... si ellos ya empiezan a pegarnos con porras, tocará levantarse contra ellos y una vez más se revelará que la violencia es mejor camino que la paz, volveré a las andadas con mi pesimismo sobre nuestra naturaleza y algo que empezó tan bien acabará con sangre.

Y entonces diré: puestos a sangrar... que sangren los que nos oprimen.

Mientras tanto, intentemos creer que la revolución pacífica es posible.

Yazawa dijo...

Totalmente de acuerdo, Capitana, subrayo tu comentario.

Sammael dijo...

Me alegra ver que también eres partidaria de la acción directa, como un servidor. Tus palabras lo dejan claro y ahora sabes porque no me terminaba de convencer lo que se llevaba a cabo desde hace un par de semanas a lo sumo. Tal y como se menta lo de Grecia allí llevan casi desde el primer día con cócteles molotov y demás armas improvisadas, Prueba irrefutable (otra mas, y van...) de que si algo se quiere se ha de defender con garras y dientes, no con flores ni sentadas que, desgraciadamente, no llevan a ninguna parte (mas que a porros, calimochadas e insalubridad, tal y como ha ido derivando la otrora genial idea de Sol).

Ahora, si me disculpáis, voy a ir desempolvando mi revolver. Hay demasiado gilipollas pululando por el mundo y tengo demasiada munición por gastar...

Estelwen Ancálimë dijo...

Me ha dado asco y vergüenza ver cómo han tratado los mosson d'esquadra a manifestantes pacíficos que no se estaban enfrentando a ellos. A una chica la han golpeado en las piernas a mala hostia hasta tirarla al suelo, y la chica no estaba haciendo nada, de hechoe staba de espaldas revisando su cámara. ¿Desde cuándo en una democracia se corre a leches a la gente que está en la calle o que se dedica a hacer fotos en ella? Esas imágenes, más que a la Cataluña súper progre e izquierdosa que nos quieren vender los políticos de allí, me ha recordaddo a la España de los grises. Qué triste que la Generalitat tenga más miramiento protegiendo a los toros de la brutalidad (al prohibir las corridas), que protegiendo a sus propios ciudadanos.