A quienes encuentren mi barco hundido...

"Bienvenido a mi morada. Entre libremente, por su propia voluntad, y deje parte de la felicidad que trae."
(Drácula)

viernes, 3 de octubre de 2008

Miro (parte 3): Antihéroe al rescate


(Imagen extraída de http://imperator.files.wordpress.com/2007/03/batman.jpg)

Antihéroe al rescate

(Empecé a escribir esta entrada el Sábado 23 de Agosto de 2008, pero por falta de inspiración, he decidido cambiarla tomando como base una reflexión que escribí a mediados del año pasado sobre el mismo tema)

Desde muy pequeña, me instruyeron en el amor a los cómics de Marvel (y DC, aunque en menor medida). Si bien en mi familia nunca hubo mucho dinero para gastar en grandiosas colecciones de cómics, compraban revistas baratas sólo para leer las escasas páginas que en ellas se publicaban de Spider-man, la Patrulla-x, Los 4 fantásticos y otros superhéroes.


Me encantaba (y me sigue encantando) la Patrulla-x. Me gustaba la idea de un grupo de mutantes a los que el mundo odia y que, en lugar de devolverles el sentimiento, se unen para ayudar a aquellos que tanto los desprecian. Es una idea muy bonita, utópica... y aunque por una parte me parece bonita, por otra parte me resulta absurda e incalcanzable, ya que yo no me dedicaría a defender a gente que me detesta y que se dedica a hacerme daño. ¿Soy yo una egoísta o el altruismo de Charles Xavier es exagerado? Es un tema que me da mucho en que pensar...


El primer personaje de cómic por el que sentí auténtica devoción fue Batman. Siempre en la sombra, ¿de qué lado estaría? Era todo un misterio para mí. No sabías qué le pasaba por la cabeza a través de los ojos blancos que su siniestra máscara dejaba ver. El espíritu de la venganza, de la justicia de cada uno... alguien que investigaba los crímenes y atormentaba a los delincuentes... en el ambiente de la podrida Gotham City... por supuesto, de pequeña no podía comprender el espíritu tenebroso de este personaje, pero me gustaba su estilo. Bueno, luego una crece y se da cuenta de que llevar los calzoncillos por encima del pantalón le resta mucho atractivo al traje, pero me gustaba su capa, su máscara, sus armas, su coche, sus métodos contundentes... Con el tiempo fui comprendiendo que Batman es mucho más que un tío vestido de murciélago que da miedo. Es un personaje muy profundo cuando le encuentra un guionista que te hace creer en él. Es un hombre que obra conforme a sus principios en su eterna búsqueda de justicia.


Entonces llegó Lobezno y desbancó a Batman. El traje de Lobezno tenía similitudes con el de Batman (si exceptuamos que el más popular es amarillo), pero no era eso lo que más me gustaba. Lo que me encantaba de Lobezno era que se trataba de un tío que se definía a sí mismo como bajito, feo y peludo, y no dudaba en decir: eh tíos, aquí estoy yo. Lobezno imponía sin ser un sex symbol o un armario empotrado. Lo veías aparecer y antes de que sacara las garras, sabías que le cogerían miedo. Esa idea me inspiró muchísimo en mi infancia, tanto que dejó a Batman en segundo lugar; y podría explayarme mucho más hablando de Lobezno, de su eterna lucha consigo mismo para dominar sus instintos más salvajes, pero me desviaría del tema y convertiría esta entrada en una oda al personaje.


Tanto Lobezno como Batman son antihéroes, personajes demasiado oscuros para ser considerados héroes y demasiado nobles para ser villanos. No les importa lo que pienses de ellos, sólo obrar conforme a su conciencia y convicciones, o al menos es lo que tratan de aparentar. En el fondo les preocupa estar convirtiéndose en los monstruos que tratan de combatir. Tienen un profundo sentido de la justicia, pero su forma de ver el mundo y de hacer las cosas es demasiado radical y chocan con personajes que defienden unos valores morales consensuados. Los antihéroes respetan (o no) las convenciones sociales, pero no tienen por qué compartirlas. Trabajan solos aunque formen parte de un grupo, porque nunca llegan a sentirse parte de él. Y si no hacen lo que quieren hacer, si no hacen lo que su corazón les dice, no se quedan con la conciencia tranquila. Y es que tienen conciencia, sí señor. Lúgubre, mutilada... pero la tienen. Y quizás la tengan más clara que muchos héroes, pese a sus constantes conflictos interiores.


¿Por qué gustan los antihéroes? ¿Por qué Batman rivaliza con Superman? ¿O por qué Lobezno tiene más seguidores que Cíclope, siendo éste el líder original de la Patrulla - X?

Desde mi punto de vista, es más fácil identificarse con los antihéroes porque los guionistas trabajan mucho el lado humano de estos personajes, de modo que vemos sus imperfecciones y las comprendemos, quizá incluso nos veamos reflejados. Son personajes menos planos o estereotipados que un héroe totalmente bondadoso o un malo malísimo. No obstante, un antihéroe en manos de un mal guionista puede aparecer como el chico rebelde que no acepta lo establecido y convertirse en un arquetipo recurrente, por lo que si uno de estos personajes aparece como sublime, es porque al guionista le encanta y ha trabajado muy duro para convertirlo en la estrella del cómic (o libro, porque son personajes que aparecen en todo tipo de representaciones culturales, pero yo he querido centrarme en los cómics). Luego los antihéroes están sujetos a los caprichos de los guionistas, que nos los muestran como una especie de héroes alternativos, y tenemos multitud de ejemplos en el mundo del cómic: Marv en Sin City; Frank Castle en The Punisher; Hellboy en la serie del mismo nombre; V en V de Vendetta, etc. Si lo pensamos fríamente, algunos de estos personajes podrían ser villanos perfectamente porque sus métodos no se caracterizan precisamente por ser éticos, pero muchos los admiramos en lugar de condenarlos. ¿Se debe esto a que son ficticios o a la forma que tienen los distintos autores de ensalzar sus figuras?

Pero no quisiera despreciar a los héroes y villanos comunes del cómic. Los primeros también me gustan en muchos casos (Daredevil, Coloso, Spider-man) porque admiro su capacidad para ver el mundo de una manera tan pura. Admiro su capacidad para perdonar, o para hacer lo que creen correcto o justo sacrificándose ellos mismos (esta característica la comparten con los antihéroes), y a la vez no la entiendo porque tiendo a pensar que su bondad es demasiado forzada para ser real (en algunos casos). Respecto a los villanos, suelen gustarme más que los héroes cuando son buenos villanos (Magneto, Joker). Me gusta ver cómo han llegado a ser lo que son, porque en el fondo son muy parecidos a los héroes. La diferencia está en que han seguido el mismo camino que ellos sólo hasta cierto punto. Caminan por un tramo diferente del suyo, decisivo para transformarse en algo aparentemente distinto. Sobre la metáfora del camino, suele decirse que los villanos se desvían. Yo me pregunto quién se desvía: si ellos o los héroes.

Creo que por lo que me gustan más los antihéroes es porque están siempre entre el bien y el mal, dejándose llevar por sus ideales y sus creencias como lo haría cualquier héroe y desafiando los límites como lo haría cualquier villano. Pero esta es sólo mi opinión.



8 comentarios:

Cirma dijo...

Supongo que los antihéroes gustan más porque tienen lado humano. Los héroes incorruptos son más que dioses, son gente artificial que nunca se equivoca y que desprecias por su exagerado sentido del orden. A veces hay que romper las reglas y ser más ambiguo, es simplemente más realista...

Por eso adoramos héroes con poderes extraordinarios y envidiables, pero atormentados con problemas y falta de aprecio por la sociedad, es un reflejo bastante paralelo a la realidad ( artistas o personas maravillosas que no son del todo comprendidas por los demás y sufren)

Héctor dijo...

Estoy de acuerso con cirma. Un héroe perfecto deja de serhumano, la perfección no existe y eso resta posibilidades de identificación con el personaje.

Por otra parte, el lado oscuro que tienen los antihéroes nos provoca admiración, genera misterio, los hace especiales y humanos, impredecibles (un héroe con convicciones rígidas y que asume las normas sociales a rajatabla es muy predecible y abuurido).

Creo que el lado oscuro y las sombras que existen en el interior de estos personajes pueden llegar a cautivarnos, pues todos en el fondo y en mayor o menos medida tenemos en nuestro interior una parte oscura contra la cual luchamos para evitar que esta se revele pues cnstantemente estamos en pugna por controlar nuestros instintos y ser socialmente lo que se espera de nosotros.

Merton dijo que hay dos formas de alcanzar los objetivos socialmnete deseables siendo un conformista o siendo que acata las normas o saltándoselas y siendo un rebelde.

Capitana de barco hundido dijo...

A Cirma:

Así es, en los antihéroes podemos apreciar mejor su lado humano, no son gente totalmente incorruptible como en el caso de los héroes perfectos y artificiales :). Pese a que los antihéroes son mis personajes favoritos, quiero recalcar que los guionistas se esfuerzan más por trabajar su humanidad, ya que si no lo hicieran, probablemente el antihéroe nos resultara más cercano a un tipo un poco "malo" que quiere hacer daño porque sí.

A Héctor:
Totalmente de acuerdo con lo que dices. Las sombras del ser humano, una parte muy importante de nosotros que, parece ser, nos enseñan a dejar a un lado como bien muestran personajes como esos héroes que siguen las normas a rajatabla.
En cuanto a las palabras de Merton... no hay que tomarlas a la ligera.

Carlos dijo...

Estoy totalmente de acuerdo, en el caso de un héroe podríamos poner que el mejor ejemplo es spider-man, un personaje que busca la justicia sin despedazar a su rival. En el lado de los villanos, The Joker es tan sádico y salvaje que pone en un predicamento a cualquiera, y es este mismo personaje que solo puede ser enfrentado por un héroe poco ortodoxo. Batman y Lobezno son dos grandes ejemplos, los antihéroes son por mucho lo mejor que puede existir en el mundo del entretenimiento, ya que en un mundo tan volátil es difícil para muchos elegir un camino u otro por la pura convicción, no todo es tan blanco y no todo es tan negro, o como me gusta decirlo ni el bueno es tan bueno ni el malo es tan malo; esa es la verdad del mundo, y que un par de personajes ficticios puedan demostrar esta postura, es increíble.

Capitana de barco hundido dijo...

No podría estar más de acuerdo con tu comentario, Carlos. Gracias por leer y comentar :)

Anónimo dijo...

Alberto

Los antihéroes molan, son chachis, oscuros, misteriosos pero en el fondo buenos, son lo que querríamos ser. En definitiva, igual de aburridos que los héroes que calificais de perfectos, que siempre van por la senda del bien, incorruptibles. Por que, porque a lo largo de los años un guión que funcionó muy bien en su día, se ha plagiado una y otra y otra , y otra, y otra vez,, mostrando un antihéroe que siempre está apunto de rebasar esa línea que lo diferencia del villano, y al final, nunca, nunca, nunca lo hace, predecible, aburrido y decepcionante. Todo el trabajo ideado se repite hasta la saciedad y crea en mí un desinterés brutal. Amo el mundo del cómic, odio a Superman, pero me crié con él, es perfecto, su única debilidad el daño a sus semejantes y la Kryptonita, que nunca he entendido por que le hace daño, supongo que el sol produce el efecto contrario, igual que le da poder a Superman, hace que la Kryptonita le reste poder, bueno, venga va, me lo creo. Aún así, todo el mundo tiene Kryptonita y le pone contra las cuerdas, BUH; royo. (me gustan dos historias de Super, "Identidad Secreta" y "Superman por todas las estaciones" , el resto, caca, culo, pedo, pis.
Tenemos a Batman, le admiro y le odio a partes iguales. Por cuestiones personales, le odio. Por cuestiones de éxito y sobretodo editorial ; DC y yo no nos llevamos bien, le odio, sin embargo, sus historias, algunas de ellas que pasarán a la historia del cómic, sino lo han hecho ya, "Año Uno", "El regreso del caballero oscuro" , "La broma asesina" y le amo porque suya fue la primera peli que vi en el cine, jeje. El problema de Batman, es que está condenado, a vagar por el limbo, tal y como lo han concebido, sobretodo por su lucha con el Joker, realmente, Batman ya no es humano, no como tal, sino solo un animal que necesita algo para sentirse vivo, ese algo es el Joker, por eso nunca lo mata, a pesar de las oportunidades o los macabros crimenes que comete, el mundo de Batman se ha convertido en un juego, cuanto más por culo de el Joker, más divertido será el juego, y así eternamente, hasta que alguién, tome la decisión de cortar, el mundo de Batman, se ha visto reducido al Joker, y ese, es el pésimo legado que nos deja este antihéroe.

Lobezno por otro lado, si tiene que matar lo hará, hay un comic de la Patrulla X, que hoy día me da rabía leer y que pocos comics me han hecho darle tantas vueltas al tema de la ética en el mundo superheroico, si acaso Watchmen, Spiderman cuando se enfrenta al Duende VErde tras haber matado este último a Gwen Stacy (para mí, la historia comiquera por excelencia, ningún heroe ha experimentado tal dolor, al menos, nunca antes, sin contar con el origen de los heroes, que si matan a sus padres, a su tio, etc) Lobezno, copón.
Hay una historia en la que Rachel Summers Grey, la hija de Scott Summers y Jean Grey, quiere matar a una vampiresa que está matando gente, e incluso mutantes, llega a la casa de la tipa y Rachel se dispone a matarla. Logan la sigue, debe decidir, si mantenerse impasible ante el asesinato que se va a perpetrar ante sus ojos, o debía impedirlo. Mencionar, que Rachel tiene el poder de su madre, como si fuera el Fénix, y a veces se descontrola, Logan por tanto decide clavar sus garras sobre Rachel ante el inminente asesinato, salvando a la vampiresa, la cual es una hija de puta y clama vendetta. YO sigo sin saber si hizo lo correcto o no. Es decir, Lobezno, es el mejor en lo que hace, asesina gente, y muchas veces lo hace sin escrúpulos, pero ese día, me quedé, como WTF?? y sigo sin saber como reaccionar ante esa historia. Para mí, esa historia, marca una verdadera evolución de lo que debe ser un antiheroe.

Anónimo dijo...

Alberto continuación.....

No hay enganzas, resentimientos, odio, como en The Punisher o EL motorista fantasma, no hay, yo soy la ley, hay que acabar con el crimen, debo resarcir a mis padres de su muerte, pero sin pasarme, como Batman, no hay, un es que si le mato, me convierto en aquello que he prometido combatir, de ahi la gran frase, "todo poder conlleva una gran responsabilidad", como es Spiderman, es decir, algo cambio ese día, y sigo rayandome, jeje. Por cierto, Spiderman tuvo que sobrepasar ese límite, en dos ocasiones contra el mismo ser. Morlun, una entidad que se alimenta de seres con poderes de insecto u totémicos. Peter tuvo que aniquilarle, era Morlun, o él. Gran historia.

COn esto que quiero decir, ni idea, jeje. Si comentar, que los antiherores gustan, porque es lo que querríamos ser y hacer, aplicar nuestra propia justicia, el antiheroe es el sueño oculto que habita en nosotros.

p.d: según el héroe, y el guionista, nos identificaremos más o menos con el personaje, no generaliceis, con que el héroe pefecto es menos real, porque en principio Spiderman entraría en esa escala, pero sus historias y sus que haceres son los más verídicos, a día de hoy es el héroe más real que existe, a excepción de sus poderes y algunos villanos. (al menos en mundos superheroicos, a excepción de Watchmen)

Rondi

Capitana de barco hundido dijo...

me ha encantado lo de "Alberto continuación" xDDD

Ciertamente, los antihéroes pierden su toque especial a medida que salen como setas y son todos iguales, a medida que sus historias se vuelven aburridas en manos de ciertos guionistas que les meten viajes espaciotemporales y todo tipo de recursos propios de quien se queda sin ideas pero quiere seguir explotando un personaje para sacar dinero. Cosas del negocio, qué vamos a hacerle.

Pero siguen teniendo ese toque que los diferencia del héroe perfecto, que por supuesto que en manos de otro guionista puede adquirir más profundidad. Y estarás de acuerdo conmigo en que Spider-man es un personaje especial, un héroe atípico y a la vez uno de los superhéroes buenazos por excelencia, ha tenido una trayectoria impresionante y es todo un icono a estas alturas por lo mismo, pero también han hecho con él lo que han querido y más.

Y sobre Watchmen... ya hablaremos, que me da para mucho y ahora no puedo explayarme tanto!! :p