A quienes encuentren mi barco hundido...

"Bienvenido a mi morada. Entre libremente, por su propia voluntad, y deje parte de la felicidad que trae."
(Drácula)

jueves, 15 de mayo de 2008

Miro (parte 1): Especialización


Especialización

A día de hoy, disponemos de medios que deberían ayudarnos a establecer una educación de calidad, una educación de la que estar orgullosos y que nos permitiera igualarnos a Europa (esa meta que nos fijamos para todo lo que hacemos); sin embargo, nos encontramos una y otra vez ante la misma situación: tenemos uno de los peores niveles educativos del continente. Se suceden las reformas educativas en un intento de que las aulas no se masifiquen de alumnos repetidores y lo único que se consigue es desorientar a los estudiantes, que no saben ya con cuántos suspensos pueden pasar de curso, si tienen que elegir itinerario desde la ESO o si cuando terminen la carrera van a tener una licenciatura o un grado.

Nuestros mayores nos hablan de sus tiempos, unos tiempos que parecen cada vez más lejanos debido a las enormes diferencias que tienen con la actualidad. ¡Cuántas veces habré oído decir que antes uno tenía que saber de todo! Al parecer, antes daba igual que fueses de letras o de ciencias, porque de las dos cosas tenías que saber, y si nos remontamos a la Antigüedad, encontramos que los grandes filósofos recibían una cuidada formación en todas las materias (no olvidemos que uno de los requisitos para entrar en la Academia de Platón era conocer las matemáticas). Todavía hoy premiamos a las figuras que, destacando en un campo concreto, tienen conocimientos de otras ciencias, lenguas y artes.

Pero aun así, nos encaminamos hacia la especialización. Cierto es que la división de tareas nos permite aumentar nuestra eficiencia en la realización de una actividad determinada, pero esto, llevado al extremo, da como resultado profesionales en áreas muy delimitadas que son completamente nulos en otras.

Que conste que no defiendo el aprendizaje de todas las materias por igual; de hecho, reconozco entre las ventajas de la especialización que me permita prestar más atención a ciertas asignaturas mientras que no vuelvo a ver otras que me parecen muy complicadas, y esto seguramente sea beneficioso para muchas otras personas que no se sienten capacitadas para aprender a desarrollar determinadas actividades. Pero sí pienso que se nos debería educar en todo a un nivel básico o incluso medio y no hacernos elegir un itinerario que determinará nuestros estudios superiores (si queremos seguir estudiando) ya en secundaria.

Y el problema no termina ahí. Se habla continuamente de la LOU y de las reformas de la misma, del Plan Bolonia... y, concretamente, se habla del paso de licenciaturas y diplomaturas a grados. Hay carreras que van a desaparecer, y los grados parecen ser la reducción de las mismas a una formación general en determinadas materias que deberíamos completar (nunca es obligatorio, pero sí muy recomendable si tenemos vistas a trabajar en lo que hemos estudiado) con un postgrado que nos permitirá especializarnos después de cuatro años (porque será la duración estándar de las carreras) de universidad. Sin hablar de la posible sustitución de becas por préstamos a devolver una vez hayamos terminado, que ese es otro tema que no viene al caso. En definitiva, dentro de unos años no bastará con estudiar una carrera, porque quienes más se especialicen, serán los que más posibilidades tengan de encontrar un trabajo con buenas condiciones.

Me vienen a la cabeza diversas preguntas sobre este tema, y en todas las respuestas pinta algo Don Dinero, del que bien decía Quevedo que era "poderoso caballero"; así que lanzo al aire esta otra:

¿Es símbolo de eficiencia ser erudito en un tema e ignorante en otros mil?

6 comentarios:

Atlanta dijo...

Soy de la opinion de que todo el mundo deberia un cierto grado de cultura. Es tan facil como saber valernos por nosotros mismos y no tener que depender de menganito para que nos haga patatín y de fulanito para que nos haga patatán. Esta claro que hay diferentes tareas que requieren un conocimiento profundo de diversas dotes, lo que nos obliga a recurrir a especialistas (por que esta bien claro que, o te gusta mucho una cosa o, no te interesas hasta el punto de conocer todos y cada uno de sus detalles).

Ya no es solo cuestión de saber o no, si no de encerrarnos en una jaula que nosostros mismos nos construimos, la jaula del deconocimiento, esa que nos obliga a depender de otros para nuestro dia a dia (¿que es lo siguiente? ¿que nos mastiquen la comida o que meen por nosostros?) y quitandonos el derecho a hacer las cosas por mero placer. No solo confiamos en extraños, si no que cada dia dependemos mas de las maquinas.
Señores, lo cortés no quita lo valiente, que no tengamos tiempo o no podamos hacer las cosas no significa que al menos no sepamos como se hacen o de que van.
y esta claro, que el telón de fondo de nuestras vidas (lo queramos o no) es el dinero.

Capitana de barco hundido dijo...

Gracias por tu comentario, Atlan ^^. Ciertamente, la extrema especialización puede llevarnos a depender demasiado de quienes más saben de unos determinados temas, y eso conlleva un gran peligro...


También me gustaría dejar por aquí el comentario de nuestro buen amigo y filósofo Ángel (que también es muy vago y dice que ponga el comentario por él xD). Según Ángel, "chica, ¿qué tienes en la cabeza para escribir estas cosas? Me dio miedo, es muy críptico, ¿tiene mensaje subliminal o algo así?", y "no es que los filósofos antiguos supieran de todo, es que en esos tiempos nadie tenía ni idea de nada, y en cuando sabías un poco de algo, ya parecía que entendías de todo".

Interesante opinión, por otra parte :P

Wake dijo...

Primero de todo: jajaja, qué buena la aportación de Ángel, que en realidad es una gran posibilidad, porque hace años saber leer era de privilegiados, y hoy en día hay muchísima gente que sabe hacerlo (lastimablemente no toda, aunque... hay gente muy culta que es muy poco humana, y en cambio, existen personas que de cultura saben más bien poco pero que de la vida saben mucho... siempre he pensado que quien te enseña a vivir es la vida, y no una enciclopedia, pero aún así me gusta leer =P)

La especialización... cada uno hace su parte y no ha de meterse en la de los demás... es casi como en la sociedad del día a día, ¿no crees?
Cada uno sigue su camino, su propia vida, y no hay problemas mientras no se meta en la de los demás, pues bien, en la especialización cada uno hace lo que mejor se le da y no se mete en terrenos de otros profesionales, pues éstos pueden sentirse ofendidos al estar siendo desplazados por un "inexperto".

La especialización también podría verse como el encuentro de un "lugar en el mundo", algo en lo que eres diferente y se te valora por ello, pues si todos supiéramos de todo, nadie seria especial (he ahí el objetivo de la especialización), nadie resultaría diferente y sería complicado sentirse valioso en el ámbito laboral, ya que tu trabajo lo podría hacer cualquier otra persona. A nivel personal creo que se podía ver así, que es bueno especializarse para sentirse especial, identificado con un trabajo, con un grupo social, el gremio de trabajadores que hacen lo mismo que tú, y así poder tener un punto de referencia para sentirte único en la sociedad.

Sin embargo, si pensamos que una persona sólo conoce sobre un tema, tenemos a muchos especialistas y a la vez a muchos ignorantes, por lo que un control absoluto de una materia implica un desconocimiento ambrumador de otras.
Creamos expertos inútiles, profesionales ignorantes. Se saben desenvolver en su contexto, pero fuera de este no tienen nada de especialización, entonces, no debe ser tan bueno dedicar toda una vida sólo a un tipo de conocimiento.

Algunos estudian diferentes cosas para aumentar el currículum (currículo según Marge Simpson), yo sinceramente, prefiero hacerlo por crecimiento personal, para poder sentirme libre en más materias (pues la ignorancia es limitación, o al menos yo lo veo así, y siempre me han molestado los límites) y así además de facilitarme el ser feliz, poder ser útil en diferentes situaciones.

Supongo que a día de hoy es difícil conseguir que a nivel académico todos conozcamos un poco de todo, pero lo que sí se puede hacer es que en el ámbito personal se encienda una pequeña llama de curiosidad por el saber, y entonces quienes la tengan la vayan alimentando con diferentes conocimientos, y sentirse un pequeño gran experto, que quiso saber por placer y no por deber.

Un besote y me alegra que hayas vuelto a abrir el blog.


Gracias por hacernos pensar.

Capitana de barco hundido dijo...

Gracias por tu comentario, Wake ^^

Lo que dices de la especialización como diferenciación de los individuos es cierto, pero a mi parecer, triste; esa necesidad de visibilidad nuestra, de que se nos perciba como diferentes, como especiales... Sí, ¿cuántas veces no queremos ser originales? Cada uno a su manera, quiere destacar en algún ámbito, ser percibido de una determinada forma por la que no le comparen con los demás... lo triste del asunto no es que busquemos ser diferentes, sino que tengamos tal necesidad de llegar a serlo que incluso queramos que se nos diferencie por lo que hacemos... que tengamos que dar más importancia a unas personas que a otras en función de aquello a lo que se dedican. Eso me da pena.

Respecto a tu conclusión, me parece una idea preciosa y estoy muy de acuerdo contigo. Saber por placer. Lo malo es que esto es cada vez más difícil, ya que hay que saber para poder trabajar. Por mucho que queramos que las cosas sean de otra manera, hemos de tener siempre presente la realidad.

Gracias por querer pensar, amigo, y como todos, eres siempre bienvenido por estos lares ^^

Angelines dijo...

Me recuerda siempre a un texto que leímos en 4º de E.S.O. con Juanjo, al comienzo del curso en Lengua... hablaba de que era preferible la especialización a saber un poco de todo porque nunca se sabría lo suficiente y se sería ignorante. A mí me sentó algo mal, ya que a mí sí me gustaba saber un poco de todo (o bastante de un poco de todo), y quizás por ello, mientras que en el Bachillerato Tecnológico se quejaban de tener que aprender cosas de letras como Historia, Filosofía y Lengua, yo me enorgullecía de tener la oportunidad de mojarme un poco con varios saberes, sin perder del todo el contacto ni de las letras ni de las ciencias (bueno, en el Tecnológico es difícil separarse xD). Y estoy orgullosa de estudiar una carrera de letras a pesar de haber ido por el bachillerato de números, tangentes y fórmulas físicas y químicas (luego se me olvida todo, pero bueno).
En cuanto al caso de Bolonia, como dijo nuestro profesor de Multimedia, es una prolongación del instituto... Me inquieta ya la palabra "grado" (suena a cursete de dos semanas en una academia)... eso de aprender "la mitad" de tu carrera y tener que pagar más para saber más, configurando además un elitismo por los que se especializan o aprenden más y los que no... Es egoísta pensar "menos mal, me he librado"... sí. Pero me molesta pensar en lo que va a suponer este aspecto de Bolonia. Me gusta que hagan homogéneos los títulos a nivel europeo, y que cuenten el esfuerzo del alumno, y que haya más interacción y prácticas para aprender... pero que el dinero marque el saber no lo aguanto. Pero qué podemos hacer... QUEMAR LA MONCLOA XDD (mejor que ir a una "mani" a hacer botellón... ¬¬).
Y como has mencionado, los sabios y eruditos de antes... ¿por qué ya no se puede seguir así? Como decía Weber sobre la ciencia, parece que el sabio hoy en día se convierte en motivo de risa y ridiculez, ya que ahora se llevan las "piezas de engranaje"... pero si tenemos interés, vale, no llegaremos a Da Vincis... pero no estaremos insertos en un mecanismo, sino que podremos prolongarnos a aquellos rincones del saber que más nos apasionen :)

Y sin más, me despido, disculpándome por mi retraso... pero lo prometido es deuda ;)

Nines

Anónimo dijo...

Alberto:

La cuestión que se me plantea, es: A que nivel pretendemos meter el conocimiento, y que aportación tendría a la sociedad, aprendo por placer y me lo guardo para mí, si acaso para mis más allegados, o lucho por compartirlo con el mundo e intentar aportar algo a la sociedad? a día de hoy el erudito, el sabio va solo por la via del conocimiento personal, lo que no le diferencia del inculto que no hace nada, la cuestión no es ser más o menos culto, sino, lo poco que sabemos, como sacarle el mejor provecho para la mejora de la sociedad.
Yo, me considero inculto, soy muy inteligente, pero no he cultivado mi inteligencia, entonces me valgo de mucha gente para hacer aquello que no se, y que no me ha dado la gana aprender, si, soy vago, perezoso y todos sus múltiples adjetivos. Y así, casi todo el mundo actualmente. Entonces, digo yo, ¿porque aquellos que gustan aprender por placer, no hacen algo para contagiar al resto?.... un blog es una buena forma de empezar, pero obviamente queda camino que recorrer. El arte, en sus múltiples formas es la clave. También el dinero, pero de eso no tenemos, así que, seguirán tomándonos el pelo, ya sea Bolonia, número de suspendo para pasar de curso, y un largo etc. Sobre grados, licenciaturas, etc, no puedo decir nada, no estoy al tanto de esas noticias, y debatir sobre si eran más o menos sabios en la antigua Grecia, me parece tan inutil como hablar de prensa rosa.
Lo primero para cambiar el sistema escolar, es que los propios profesores protesten, si ellos que imparten las clases no hacen nada, dificilmente los alumnos tendrán sembrados en sus dóciles mentes la inquietud de aprender por placer y mejorar personal, social Y UNIVERSALMENTE (siempre podemos encontrarnos con ET, Chewbacca o Alf)

Rondi.